DESCUENTO 10% EXTRA EN TU COPA COMPRANDO UN PACK

FASE OVULATORIA

FASE OVULATORIA

Chi-Chi x La Caravana Roja

¡Hola queridxs compañerxs!


Seguimos explorando las fases del ciclo menstrual. ¡¡Qué emocionante!!  Hoy,  es el turno de la conocida FASE OVULATORIA, que sucede justo después de la fase preovulatoria, más o menos a mitad de ciclo. Si tu ciclo dura 28 días comenzaría sobre el día 14 y si tu ciclo tiene una duración de 32 días comenzaría en el día 16 aproximadamente.

 

La Fase Ovulatoria es aquella fase de nuestro ciclo menstrual en la que ocurre la ovulación, cuando el óvulo ha madurado y sale por las trompas uterinas (comúnmente denominadas Trompas de Falopio) en búsqueda de espermatozoides para ser fecundado. 

 

¿Sabes cuánto tiempo dura nuestro óvulo en las trompas uterinas (lugar donde ocurre la fecundación)? Aproximadamente unas 24 horas. Y es, en ese momento temporal, cuando podría ser fecundado.

 

Pero ¡Atención! que si quieres evitar el embarazo tienes que tener en cuenta un dato muy importante : los espermatozoides pueden vivir dentro de nuestro cuerpo de 3 a 5 días. ¡Así que durante esos días tienes que tomar aún más precauciones!  Recuerda que el método del calendario para prevenir embarazos no es del todo fiable, porque la ovulación puede adelantarse o atrasarse. Y que puedes quedar embarazada en cualquier otra fase, también con la menstruación. Aunque haya por ahí circulando un mito que nos puede confundir. Por el contrario amiga, si estás buscando un embarazo esta es tu fase fértil.

 

¿Qué le pasa a nuestro cuerpo en esta fase?

Comencemos por el baile hormonal. ¿Te parece? En primer lugar ocurre un aumento en el nivel de estrógenos que provoca que los ovarios se preparen para ovular. Más tarde, se une la progesterona y comienza a aumentar de nivel permitiendo dos cositas: 1) que el óvulo se libere y 2) que el endometrio se vaya engrosando para que en caso de que haya fecundación esté listo para el embarazo.

 

Nuestro cérvix o cuello del útero se encuentra abierto y es de textura blanda ya que de esta forma permite la entrada del esperma en nuestro cuerpo. El moco cervical es elástico, transparente y abundante como “clara de huevo”. Conocer nuestro moco cervical es muy útil, por ejemplo, en esta fase nos indica que estamos en los días más fértiles. Cada una según sus necesidades y deseos, podrá elegir entre mantener relaciones sexuales sin protección si está buscando un embarazo o tomar precauciones si quiere evitarlo. ¡No me digas que no es un indicador útil!

 

¿Has percibido si sientes más deseo sexual durante esta fase? 

Es muy probable que sientas un aumento de deseo sexual y esto es debido a varios factores. Dentro de nuestro cuerpo está teniendo lugar ese baile hormonal que comentábamos que genera sensibilidad en los pechos, pueden aparecer calambres en la zona de los ovarios o bajo abdomen y además (esto lo hablaremos más adelante) tendremos muchas ganas de contacto social. 



¿Cómo nos sentimos a nivel anímico ,emocional  y mental?

La fase ovulatoria es también denominada fase Expresiva. Y en ella, nos sentimos maravillosamente bien, con las habilidades y la actitud que reconocemos como propia, como en la fase preovulatoria, como “nuestro verdadero yo”. Es el momento en que nos invaden sentimientos de alegría, creatividad y expresión emocional, sentimos seguridad en nosotras mismas y satisfacción. También tenemos muchas ganas de divertirnos ¡Vamos, que nos comemos el mundo! y así nos gustamos mucho, activas, creativas, con ganas de relacionarnos y tener contacto social.

  

A nivel mental, el tipo de pensamiento que predomina es el lógico-analítico debido a la activación del hemisferio izquierdo del cerebro. Nuestra parte racional está activa, tenemos facilidad para concentrarnos y poner la atención en cosas muy concretas.

 

¿Qué relación tiene esta fase con los ciclos de la naturaleza?

Podemos relacionar la fase ovulatoria con el VERANO,  momento del año en que comienza el buen tiempo,  las vacaciones y nos apetece mucho disfrutar de la vida, quedar con nuestras amistades y mantener relaciones afectivo-sexuales. Estamos abiertas al mundo, tanto el verano como la fase ovulatoria son momentos de APERTURA.


Aunque no hay muchos estudios científicos al respecto (todavía no, hay mucho trabajo por hacer), la interacción entre la luna y el Ciclo Menstrual se relaciona con la melatonina, la hormona que sincroniza nuestros ciclos en función de la luz a la que estamos expuestas. Es la hormona que liberamos por la noche para reducir la actividad del neocórtex y así poder dormir. Podemos decir que en una sociedad sin luz eléctrica, la ovulación coincidiría con la luna llena.


Miranda Gray, en su libro Luna Roja, nos habla de los arquetipos y el ciclo menstrual. Ella relaciona la fase ovulatoria con el Arquetipo de la Madre , haciendo alusión a que nos entregamos a las personas que nos rodean como una madre se da a sus hijos e hijas.

 

 

La fase ovulatoria es ideal para expresarnos como personas y manifestar nuestra energía en el mundo. Es más probable que nos dediquemos a cultivar nuestros proyectos y sintamos que somos capaces de crear todo lo que se nos ocurra. 

Esta energía es bien gustosa y es genial identificarla para aprovechar el momento y satisfacer nuestras necesidades de hacer, quedar, compartir y estar hacia afuera

 

Pero con ¡atención! que luego llegarán otras fases en las que la introspección y la retirada serán nuestras necesidades. Así que ¡cuidado con los proyectos, planes y cursos a los que te apuntas y comprometes! que esta energía que tienes va a oscilar  y tus necesidades también (somos cíclicas amigas, no vamos a estar así todo el mes).

 

Además, puede ser un momento trampa, porque sentimos una gran fuerza emocional y muchas ganas de celebrar la vida, estamos disponibles, productivas, receptivas , sentimos menos vulnerabilidad ante las críticas y sentimos mucho la energía de la acción. Y estas cualidades son muy premiadas por el sistema patriarcal que nos devuelve que así es como nos quiere, que así sí somos válidas, (claro, estamos más alineadas con él, ¿no crees?).  Y claro, esto es súper agradable para nosotras, pero nos puede confundir cuando cambiemos de fase y entonces aparezca la maldita culpa por no sentirnos de esta forma.

 

¿Cómo podemos cuidarnos en esta fase? 

 

  • Dedica tiempo para estar con quien te apetezca y disfrutar del contacto social. ¡Sin olvidarte de dedicar tiempo a ti misma!
  • Haz ejercicio, baila, sal a caminar y diviértete con tu propio cuerpo.
  • Disfruta de tu energía sexual sola o acompañada ya que estás en el momento más fuegote 🔥
  • Aprovecha para darle un empujón a ese proyecto que tienes en mente. Establece contacto con aquellas personas que puedan ayudarte en la consecución de tus objetivos. ¡A crear redes!
  • Concede espacio a tu creatividad y déjala fluir.
  • Te sentirás muy energética y eso es maravilloso, pero recuerda que es importante ¡no actuar con rapidez! esto puede conducirte a negar tus necesidades y preferencias.
  • La fuerza que experimentarás puede llevarte a asumir trabajo extra o responsabilidades por ayudar a otras personas. Así que es necesario que te escuches y pongas límites en tus tareas.
  • Acepta que esta fase pasará y no asumas demasiadas responsabilidades ni exigencias emocionales.

 

¡Compañerx! Has de saber que el modo en el que te cuides en esta fase va a influir en las fases que vienen después, que son la fase premenstrual y la fase menstrual (link al artículo de fase menstrual). Si tu subidón energético te ha llevado a estar muy en contacto con los demás y no has podido escucharte, es probable que llegues arrastrándote a la siguiente fase y sientas mucho más cansancio, irritabilidad, enfado contigo misma y desgaste. Si pretendes además continuar con ese ritmo durante la fase siguiente donde tus necesidades van más en la dirección de la introspección y la retirada, corres el riesgo de culparte por no sentirte fuerte o con ganas. Y entonces, comiences con este dañino diálogo interno¿qué me pasa? ¿si yo no soy así? Hace dos días me apetecía salir y ahora quiero estar sola, que inestable soy.” No amigx, no eres inestable, eres cíclicx, somos cíclicxs. Y si aprendemos a conocernos y a respetarnos en cada fase, podremos disfrutar de nosotras y reconocer nuestro verdadero yo todos los días. Porque somos la misma persona en diferentes momentos, con diferentes necesidades.

 

¿Te animas a conocerte a través del ciclo menstrual?

¡Síguenos en Instagram para no perderte nada!

 

Alejandra Rabadán Gil de Pareja,

para Made in Maina.

Publicación anterior Siguiente publicación

Deja un comentario

Chi-Chi newsletter
Suscríbete y recibe toda la info sobre nuevos estampados, sorteos y ofertas recién salidas del horno.

Verfügbarkeit