DESCUENTO 10% EXTRA EN TU COPA COMPRANDO UN PACK

Un tabú entre las piernas

Un tabú entre las piernas

Chi-Chi X La Caravana Roja

¿Cuántos apodos existen para la menstruación?

¿Cuántas veces hemos escondido la compresa para ir al baño o se la hemos pasado a nuestra amiga sintiéndonos agentes secretos o contrabandistas?

¿Cuántas excusas nos hemos inventado para evitar decir que nos duele la menstruación?

¿Por qué la mayoría de nosotras llegamos a la adultez aún sin información sobre nuestro ciclo menstrual?


Las respuestas a todas estas preguntas son diferentes pero tienen una misma raíz de cuatro letras. ¿Lo adivinas ya? Exacto, hoy hablamos del TABÚ de la menstruación y la ciclicidad femenina.

 

 

 Antes de empezar a darle caña y desenmarañar la ciencia oculta que parece ser el ciclo menstrual, queremos aclararos que, aunque estén muy relacionados, es importante diferenciar entre tabúes, mitos y falsas creencias. Podríamos decir que A provoca B y C, es decir, que los grandes tabúes en torno a la menstruación son el caldo de cultivo para la proliferación de todo tipo de mitos y creencias incorrectas bien plagaditas de prejuicios y estigmas.

En este artículo vamos a empezar por el gigante invisible, o lo que es lo mismo, por el tremendo tabú que en pleno S. XXI sigue siendo la menstruación y todo lo relacionado con la realidad cíclica de nuestros cuerpos (tú que nos lees ya estás un poquito más cerca de romper y cambiar las reglas). ¡Vamos a ello!

Desde que nacemos somos seres sociales. Necesitamos el cuidado de otras personas y todo lo que vamos aprendiendo lo hacemos observándolas e imitándolas. Así que gran parte de lo que somos, creemos y hacemos está totalmente influenciado por el comportamiento y las enseñanzas de las personas que nos acompañan. Así, nos vamos formando mediante sus refuerzos y expectativas. Poco a poco vamos identificando lo que está bien y lo que está mal, y no sólo en general, sino que como niña o como niño voy dándome cuenta de que se esperan de mí cosas diferentes.

Todo esta información que vamos adquiriendo aparentemente de forma natural y espontánea es en realidad, amiguis, una estrategia bien elaborada llamada aprendizaje hegemónico patriarcal, el cual generación por generación nos va minuciosamente señalando que existen normas, comportamientos e intereses diferentes para los chicos y para las chicas. 

A los niños se les premia por destacar, ser fuertes y valientes, cualidades que, aunque siempre que se impongan van a poder ser perjudiciales, son en general positivas y empoderadoras. Sin embargo, como niñas vamos aprendiendo que se nos premia sobre todo por agradar y por ser buenas, vamos, por estarnos quietas y obedecer, básicamente. 

Muchas de ellas se enseñan de forma directa (no hables tan fuerte, no te subas ahí, siéntate bien, cierra las piernas que se te ven las bragas, no te manches el vestido...) pero hay otras muchas que son trampa, porque nadie las dice claramente pero nos llegan mensajes por todos lados que recibimos bien claritos, aunque si nos preguntaran no sabríamos reconocer exactamente de dónde hasta ponernos a pensarlo bien. 

La socialización de género genera a través de todos estos mandatos una represión del ser, y aunque la vivamos inconscientemente, va a tener un impacto en la forma de percibirnos y valorarnos a nosotras mismas. Y ahora os preguntareis qué tiene que ver todo esto con el ciclo menstrual, pues bien...

¿Qué pasa cuando en esa sociedad que nos ha criado y formado se invisibiliza y penaliza un proceso biológico natural que experimentamos más de la mitad de la población durante alrededor de 40 años de nuestra vida?

 

 

Pues que sin la información adecuada… nos seguimos “adaptando” a este sistema porque es lo que hemos aprendido desde pequeñas, a no molestar y a callar lo que nos pasa. A negar nuestros cuerpos y obviar lo que sucede en ellos.

Dicho así suena impactante porque lo es, porque esa sigue siendo la realidad en la mayor parte del mundo. Una realidad en la que, por empezar por algún lado, si entre todas hiciéramos una lista de todos los nombres y eufemismos que se le han puesto a la menstruación con tal de no enunciar a “la que no puede ser nombrada” sería interminable. “La prima”, “la roja”, “la amiga del pueblo”, “caperucita roja” y hasta “The Curse” (la  maldición) en Reino Unido o si no las famosas frases como “Estoy en esos días”, “Estoy malita”, “Estoy con asuntos de mujeres”... 

Algo que a priori parece poco relevante como llamarla de una forma u otra tiene importancia y mucha, pues lo que no se nombra, no existe, pero ¿y lo que no nos atrevemos a nombrar?

Uno de los grandes tabúes en torno a la menstruación es la desnaturalización y ridiculización del hecho de menstruar. Desde la llegada de la primera menstruación, aprendemos a vivirla de la mano de la vergüenza, el asco y la preocupación. Asociar estas tres emociones a nuestro cuerpo y normalizar el hecho de vivir toda nuestra vida menstruante de esa forma es realmente cruel. Es una de las estrategias más perversas del sistema patriarcal y capitalista en el que vivimos ya que será mucho más fácil controlarnos y someternos si consiguen que despreciemos y odiemos nuestros cuerpos y que creamos que hay algo malo o asqueroso en nosotras. 

Pero no sólo la menstruación es tabú. 

Como comentamos en el anterior post, el ciclo menstrual consta de 4 fases muy diferentes debido a los cambios hormonales que experimentamos cada mes y que afectan a nuestro estado físico y anímico. Eso nos convierte en cíclicas y como tal nuestra vida debería estar adaptada a esa ciclicidad que nos caracteriza. Pues aquí otro gran tabú: la negación e invisibilización de la realidad cíclica.  

La información es poder y nos da libertad para decidir. 

 Conocer que la menstruación es un signo de vitalidad y salud femenina y que el ciclo menstrual es un proceso brutal de autoconocimiento a nivel físico, psicológico y emocional nos da control y poder sobre nosotras. Entender nuestra ciclicidad es conectar con nuestra naturaleza como mujeres y seres menstruantes. 

Pero la llegada del muy androcéntrico patriarcado (im)puso como modelo y referente al hombre en todos los aspectos de la vida y menospreció todo lo que no tuviera que ver con este.  Así, la menstruación, como todo lo femenino, fue dejando de verse como algo de valor y empezó a ocultarse y a vivirse desde el silencio y la vergüenza.

Los medios de comunicación se sumaron al carro, mostrándonos la sangre menstrual como un líquido aséptico y de color azul (que nada tiene que ver con la que vemos cada mes) que unido a los mensajes de siéntete limpia y segura, que nada te pare y otras perlas informativas nos iban haciendo entender que la menstruación es algo sucio e incapacitante y la sangre menstrual algo prohibido y de mal gusto.

 Pero la buena noticia es que estamos rompiendo estos esquemas. Se les ha acabado el chollo de tenernos calladas y desconectadas de nosotras y nuestra sabiduría cíclica. Cada vez somos más las mujeres que estamos en el camino de aprender a vivir nuestro ciclo menstrual con naturalidad, cariño y respeto. Sólo llamar a la menstruación por su nombre ya es revolucionario y estamos juntas en este proceso.

El próximo artículo viene cargadito de mitos y falsas creencias en torno a la menstruación.  ¡Suscríbete a nuestra newsletter si no quieres perdértelo!

 

 

Julia Alburquerque,

para MadeinMaina.

Publicación anterior Siguiente publicación

2 comentarios

  • рыбы знак зодиака камень
    камень опал знак зодиака
    лев знак зодиака камень
    камни знак зодиака львов
    камни знаков зодиака рыбы

    https://newsaboutss.blogspot.com/2021/05/blog-post.html
    https://bopsneeews.blogspot.com/2021/05/blog-post_16.html
    https://bopspopss.blogspot.com/2021/05/blog-post.html

    знаки зодиака близнец камень
    камень знаков зодиака телец
    камни знак зодиака мужчина
    обсидиан камень знак зодиака
    знака зодиака рыбы камень

    знаки зодиака драгоценных камней

    камень знака зодиака водолей

    камни подходящие знаку зодиака

    драгоценный камень знаку зодиака
    камни знака зодиака близнеца
    козерог знак зодиака камни
    камень знак зодиака скорпион
    камни знаки зодиака овен

    Annasysweels
  • GRACIAS por dar consciencia a nuestra existencia cíclica y nuestra menstruación, base de la esencia de la vida.

    Fina

Deja un comentario

Chi-Chi newsletter
Suscríbete y recibe toda la info sobre nuevos estampados, sorteos y ofertas recién salidas del horno.

Verfügbarkeit